Expulsan del país a 15 venezolanos que protagonizaron disturbios en campamento de Bogotá


Migración Colombia anunció que los migrantes serán llevados hasta la frontera, donde harán efectiva la orden de expulsión del país. Además, el Distrito anunció normas más estrictas para el albergue de paso.


Los desmanes que se produjeron este lunes en el campamento para venezolanos, ubicado en el barrio Luis María Fernández, en el occidente de Bogotá, obligaron a las autoridades a endurecer las normas de convivencia y a extremar las medidas con quienes provocaron los desmanes. Luego de que el Distrito decidiera aumentar los controles al campamento humanitario provisional, con identificación biométrica, unidades caninas y más seguridad privada, Migración Colombia anunció que 15 de los 16 venezolanos identificados como protagonistas de los desórdenes serán expulsados del país en las próximas horas.


De acuerdo con la Regional Andina de Migración Colombia, la decisión se tomó porque desde un principio la entidad anunció que no permitiría ningún tipo de alteración por parte de los venezolanos, que afecte el orden público y la seguridad de la ciudad. Los migrantes habían sido trasladados al albergue hace menos de una semana, luego de más de dos meses de estar asentados en lotes aledaños a la terminal de transporte del Salitre.


"Apoyamos la decisión del Distrito de tenderle la mano a aquellos venezolanos que se encontraban en cambuches improvisados cerca de la terminal de transportes de Bogotá. La idea de este campamento humanitario ha sido, en todo momento, mejorar las condiciones humanas de estas personas y ayudarles a que recuperen su dignidad", afirmó el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento.


El jefe de la autoridad migratoria colombiana agregó que “están muy equivocados” quienes creen que permitirán comportamientos que atenten o pongan en riesgo la integridad de los colombianos, e incluso de quienes se encuentran dentro del campamento y quieren permanecer allí bajo las normas dictadas por el Distrito. “Tomaremos las medidas necesarias para que este tipo de situaciones no se vuelva a presentar”, añadió Krüger.


Y es que, pese a que los desórdenes más fuertes se presentaron a las afueras del campamento, haciendo necesaria incluso la presencia del Esmad, hubo otros altercados al interior del albergue. Por un lado, hay una serie de “líderes” entre los migrantes, quienes se encargan de gestionar las ayudas de ropa y raciones de comida para toda la comunidad. Por otro lado, en las carpas están instaladas personas que tenían problemas personales desde que estaban ubicadas en cercanías a la Terminal del Salitre.


Aunque el balance del Distrito de esta tarde indica que fueron capturadas cuatro personas (una de ellas menor de edad), las cifras de Migración Colombia hablan de 16 ciudadanos venezolanos detenidos: 12 hombres y 4 mujeres. De estos, indicó la entidad, 15 serán transportados hacia la frontera con Venezuela y allí se hará efectiva la medida de expulsión del país. Uno más, el menor de edad, quedó a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).


De esta forma, de los 460 migrantes que ingresaron el pasado martes al centro hogar “El Camino”, de Integración Social, quedan menos de 400. El sábado, un grupo de 26 venezolanos tomaron la decisión de irse a su país, según dijeron, por temas familiares. A eso se suman otros que espontáneamente han decidido no continuar en las carpas.

Noticias Recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

© 2015 by Venezolanos en Miami